MOTIVO2

SALUDO DE BIENVENIDA

Cuando en el año 2008 la Hermandad de la Macarena organiza el primer Encuentro de Hermandades que rinden culto a su Titular Mariana bajo la advocación de María Santísima de la Esperanza Macarena, se iniciaba un proyecto para ahondar en las razones teológicas que han propiciado la extensión de esta devoción de la Virgen que aún teniendo su origen en la humildad de un barrio sevillano, y fundada a finales del siglo XVI, se ha universalizado con el transcurso de los años, gracias a la entrega y dedicación amorosa de cuantos se rindieron a la belleza que proyecta la Madre de Dios desde este rostro que el propio Padre quiso obsequiar a sus hijos terrenales.

La Virtud de la Esperanza es una gesta para el propio hombre. No es un final sino el comienzo de la vida nueva que se nos promete. Vivir en ella es mantener la ilusión en expectación constante, con la misma alegría que María demostró cuando aceptó el anuncio del Arcángel que le confería como Madre del propio Hijo de Dios, y que se encarnaría en Ella para proclamar el mensaje de paz y amor con el que habría de redimir al mundo. Y María, la joven de Nazaret, se aferró a esa Esperanza que Ella misma, siglos después, irradiaría desde el barrio de la Macarena, un lugar donde se instaura esta Virtud para alumbrar las almas de quienes se acercan ahítos por conseguir, y comprobar, la alegría que se impregna en los muros basilicales que La acogen, La protegen y La guardan para expresar el amor y la grandeza del rostro de Dios que se asoma desde el camarín, donde espera siempre la llegada de quienes La necesitan.

Este año, con la misma premisa que nos alentaron quienes nos precedieron en la dicha de tan grande labor, esta Hermandad vuelve a abrir los brazos hacia quienes se significan en la devoción a la Virgen y con la confluencia del amor en la advocación de Esperanza Macarena, un título que nos enorgullece, que nos alienta a la fraternidad y que nos acerca en la sentimentalidad por compartir el fervor hacía la Mediadora Universal, La que con su misericordiosa intercesión, nos concilia en el amor con Dios. Por ello, durante los días 23, 24 y 25 de septiembre, de este año Jubilar de la Misericordia, estamos convocados, todos los macarenos del mundo, a postrarnos a Sus plantas y revitalizar, en estos tiempos de tantas dificultades y peligros para los católicos, el compromiso de Fe que nos aúna y significar al mundo que la Esperanza es el medio para conseguir la paz y la concordia, que nadie se vea desplazado por su razón de credo o pensamiento. Los macarenos tenemos la gran suerte de participar de los dogmas que aúnan a María como Reina, Señora y Protectora nuestra, y eso nos distingue y nos compromete también, en la propagación de esa Virtud que tiene como centro este humilde y sencillo barrio sevillano, donde os esperamos con nuestros corazones abiertos y con la seguridad de que, al recibiros, nos sentiremos más orgullosos al constatar, de que cuánto hicieron nuestros antepasados no cayó al pozo del olvido y que sus obras, sus amorosas obras, resplandecen a pesar del transcurso del tiempo, y que la Virgen sigue protegiéndonos e intermediando entre Dios y los hombres, y que María es la Esperanza única de los mortales.

Os esperamos, en este III Encuentro de Hermandades de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena, para compartir esa alegría que nos llena el corazón y nos confiere el gran título de ser seguidores del mensaje de Cristo y, por ende, sus difusores en la tierra que está necesitada de Esperanza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR